Trucos para no llorar al cortar la cebolla

llorar cebollaLa cebolla forma parte de infinidad de comidas, le da un sabor y un toque perfecto a muchas de nuestras comidas diarias, pero como ya sabemos la cebolla es traicionera y nos hace llorar.

No es que la cebolla nos ponga tristes (que es posible que a muchos de vosotros sí), ni que nos dé pena cortarla por la mitad. Tampoco es porque la cebolla nos transmita un aporte de lagrimas para sacar a la luz, ni porque veíamos a nuestra madre llorar y a nosotros también nos da por llorar.

¿Por qué nos hace llorar la cebolla?, ¿qué pasa si lloramos al cortar cebolla? Vamos a ponerle solución de una vez por todas a esta eterna duda y vamos a ver los trucos para no llorar al cortar la cebolla:

El hecho de que lloremos al cortar la cebolla es ni más ni menos porque la célula de la cebolla tiene enzimas, de entre la que podemos encontrar la alinasa. Sí amigos, la alinasa es la culpable de que llores cuando cortamos la cebolla.

Vamos a ver el proceso químico que forma la enzima de la alinasa en nuestros ojos:

Al cortar la cebolla, algunas de sus células se rompen y la alinasa (una de las enzimas de la cebolla) se pone en contacto con una molécula orgánica inodora,
que se descompone en piruvato y amoniaco entre otros. Cuando esta partícula llamada syn-propanotial-S-óxido, que por si no lo sabías es un gas, entra en contacto con nuestros ojos, y más bien con la humedad de nuestros ojos, se descompone y porvoca un ácido irritante que ataca directamente a nuestro ojo y a nuestra membrana conjuntival. Estamos hablando de ácido sulfúrico y ácido sulfhídrico, en poca cantidad por supuesto. ¿Qué hacen nuestros ojos entonces? Pues llorar! Para poder evitar que esta molécula formada por la alinasa nos dañe nuestra membrana conjuntival, nuestros ojos lloran, haciendo que se diluyan los ácidos que nos contraatacaban!

Maldita alinasa, maldita cebolla!! ¿Qué podemos hacer para no llorar al cortar la cebolla?

Trucos para no llorar mientras cortas la cebolla

– Meter la cebolla a la nevera o congelador unos minutos antes de cortarla, esto hará que se desprendan muchas menos enzimas al cortarla.

– Usa un buen cuchillo. Cuando mejor sea el cuchillo y más afilado esté, el corte será más limpio y las sustancias irritantes que se provocan serán menores.

– Que corte la cebolla otra persona que no seas tu, esto hará que no te piquen los ojos.

– Separar mucho nuestra cara de la cebolla mientras la cortamos, esto hará que las moléculas malignas no puedan llegar hasta nosotros, y si llegan, que no nos provoquen la lágrima.

– Usar gafas de bucear. Así la molécula maligna no llegará a nuestros ojos!

– Intenta que no haya aire mientras cortas la cebolla, como podría ser un ventilador. Esto hace que la molécula que provoca la alinasa llegue antes a tu cara.

– Bailar la danza de la lluvia: no hará nada, pero al menos moverás tus caderas.

Corta las cebollas muy rápido! Cuanto menos tiempo estés frente a ella, menos será la irritación que provocarán en tus ojos.

– Cantar: igual la cebolla se pone contenta y sus alinasas no se enfadan y no van a por tus ojos.

Aun así, el mejor truco para no llorar mientras cortas la cebolla es el siguiente:

"El truco para no llorar cortando una cebolla está en no establecer ningún vínculo sentimental con ella"
Vota este artículo

Comenta esta nota!