¿Qué pasa si me toca estar en la mesa electoral?

que pasa si me toca estar en la mesa electoral

Falta muy poco para las Elecciones Generales del 20 de diciembre, y puede que más de uno hayáis recibido una carta con una bonita sorpresa, diciendo que os toca estar en la mesa electoral.

Muchas dudas habrá en tu cabeza, pero principalmente la mayoría diréis..¿qué pasa si me toca estar en la mesa electoral? ¿Qué pasa si me toca estar en la mesa electoral y no puedo ir? ¿Qué pasa si trabajo? Muchas dudas, muchas respuestas, vamos allá!

En primer lugar te puedes preguntar, ¿por qué yo? Pues bien, la elección de este cargo se hace por sorteo público y le puede tocar a cualquiera, mejor dicho, a cualquiera de entre todas las personas que tienen edad de votar.

Los únicos requisitos son saber leer y escribir  y tener menos de 70 años, así que todos tenemos probabilidades de que nos toque alguna vez en nuestra vida.

Vamos a explicar y a ver qué pasa si nos toca estar en la mesa electoral, a más de uno le ayudaremos a salir de dudas:

Dentro de la mesa electoral, hay varios cargos que te pueden tocar: El de presidente, que es el que dirige la mesa electoral, y los vocales, que se encargan de ayudar al presidente.

Además, puede que también te toque ser suplente, para que en el caso en el que no se presente alguno de tus compañeros (tendrás que darle las gracias), no se quede ningún cargo vacío. En este caso, deberás presentarte a primera hora de la mañana, y si no hay ninguna falta, podrás volverte a casa.

Por así decirlo el Presidente es el que más responsabilidad tiene, los vocales son los que harán el trabajo, y los suplentes.. pues eso, no dejan de ser suplentes. Digamos que juegan en el banquillo. Si un vocal falla, entrarás en el partido, y sino pues nada, no habrás hecho nada pero habrás perdido la mañana para nada (a tí no te pagarán).

¿Qué pasa si quiero ser presidente de la mesa electoral y no vocal? ¿Qué pasa si no quiero ser suplente y quiero ser vocal de la mesa electoral? Deja de agobiarte, serás lo que te haya tocado, no hay vuelta atrás.

Si necesitas datos reales realizados por el mismo ministerio del interior, Gobierno de España, aquí tenéis el enlace a la Web Oficial de las Elecciones Generales 2015

Ahora bien, aquí está la gran cuestión: ¿Qué pasa si me toca estar en la mesa electoral, y no quiero ir? Seguro que has pensado: No quiero estar en la mesa electoral. Pues bien, no puedes renunciar así porque sí. Faltar a esta obligación sin ninguna justificación puede conllevarte una multa o incluso el arresto. Al menos, por ostentar este cargo durante todo el día te pagaran alrededor de 60€. Quizás piensas que es poco, pero 60€ no vienen nada mal en los tiempos que corren.

El trabajo no es excusa, ya que si te toca estar en la mesa electoral se te da un día de permiso retribuido. Sólo se libran algunas profesiones, como la de médico o bombero, aunque necesitarás un informe que justifique que no puedes faltar al trabajo ese día. También pueden negarse los directores de algún medio de comunicación.

Pero sí que hay algunas faltas justificadas: En primer lugar estar en situación de discapacidad, o tener a cargo a algún familiar dependiente. Si estás enfermo, también es justificado, pero no vale sólo con tener un constipado. Además si estás embarazada de más de 6 meses o en un embarazo de riesgo, también te libras de la mesa electoral.

votar elecciones generales

¿Qué pasas si trabajo al día siguiente de las elecciones? Como a veces el proceso dura hasta altas horas de la noche, tienes derecho a la reducción de jornada a cinco horas, pero solo el lunes, no tengas morro.

No sirven excusas, aunque si vas a intentarlo, aquí te dejamos unas de las mejores, una de las excusas que podrías poner y que desde la dirección de Qué Pasa Sí estaríamos muy orgullosos de ti. Si te ha tocado estar en la mesa electoral y quieres librarte de ella, aquí están las mejores excusas:

– No puedo ir a la mesa electoral ya que me duele la cabeza.

– No puedo parar de leer mi web favorita de curiosidades, la cuál resolverá todas las dudas del mundo, qué pasa si.

– Tengo resaca.

– Juega el Real Madrid.

– Es domingo, no me marees.

– Yo iré a votar, sobra.

– Es el año de Podemos y Ciudadanos, no quiero estar presente en el recuento.

– No me apetece.

– Tengo 34 años.

– Tengo hambre

Si hasta ahora no habías estado nunca en una mesa electoral puede ser una gran experiencia. Además los 60 eurillos no vienen nada mal. Es verdad que perderás todo el domingo, pero bueno vivirás el proceso electoral de primera mano, que al fin y al cabo es una de las ventajas que tiene una democracia. Tener derecho a elegir suele ser bueno, (normalmente)

Si ya has repetido estar en la mesa electoral, te lo tendrás que tocar con guasa, aunque las probabilidades serán muy bajitas.

Si estás empadronado en una localidad de pocos habitantes la verdad es que tendrás muchas más opciones que si estás en una gran ciudad de millones y millones de habitantes. Todo es probabilidad. A varios le toca la lotería, a ti te ha tocado estar en una mesa electoral, algo es algo.

Vota este artículo

Comenta esta nota!